Viendo a ojos de perro herido

Veo a ojos de perro herido esta noche fría de Noviembre, la latente amenaza de lluvia en el cielo, no detiene mi camino por muy helada que se vea la ciudad. Voy a paso apresurado, alejándome cada vez más de esa multitud de corbatines y corbatas que se regocija en la vida social.

Ella esta entre esa multitud, hace unos instantes que partio con su familia para continuar con la noche; yo ya hice mi trabajo -pensé- o bueno, al menos, la mitad del trabajo. En mi mente pasaron por mi cabeza varias teorías, muchas ideas a lo largo de mis días de largo hacinamiento en mi propio ser; recuerdo que esa misma mañana me demore varias horas con un amigo, cerveza en mano, buscando el detalle perfecto para una persona especial. Una persona que, como siempre, resulta estar alejada de mi panorama y sentimientos. Eso no quiere decir que la expresión de sentimientos sea nula, de hecho es más de lo que yo esperaría en casos asi, mas es dificil expresar mi incapacidad de demostrar algunos pensamientos por miedo a que la historia que ella comparte con este tipo de relaciones siempre terminan igual

Tal vez lo mejor hubiera sido decirle lo mucho que me gustaba.

Tal vez lo mejor fue darle mi regalo si decir mayor cosa, igual se entendió por sí solo.

Tal vez no debí darle nada, un error, ahora ella no sera la misma.

En mi impotencia abismal con la que recorría ese largo sendero hasta al parque me pensé en si acaso mi incapacidad de hablarle claramente a alguien sobre mis sentimientos iba a acabar con mi vida afectiva. Una ansiedad, un pánico brutal se apoderan de mí, y lo único que yo puedo hacer es contenerme, esperar encontrar un lugar vacío y hundirme un poco en mis propios sentimientos

-Oigo pasos… En mi interior una gran parte quiere dar la vuelta y verla a ella, como apresurada, como buscándome para decirme algo, el resto es escéptico y no quiere ni mirar atrás. Me gana el primer pensamiento y miro atrás… Oh que sorpresa, un tipo corriendo más rápido que yo, en otra dirección…pasa derecho, mis esperanzas se derrumban.

Encuentro el parque en relativa soledad y lo único que hago es sentarme en una banca, llorar, arrepentirme y desahogarme por un amor que ya al que le llegó otra oportunidad de ser feliz, dejándome en un limbo vacío, no me victimizo, no culpo a nadie, tal vez me arrepiento… Tal vez le estoy dando muchas vueltas al asunto.

Tal vez lo mejor sea tomarme ese chocolate que me espera caliente en la mesa antes de que el frío de la lluvia se lleve su calor, dejar de escuchar la mitad de la discografía de Soda Stereo que me recuerda a ella, y alejarme un poco, para que así, tal vez, deje de sufrir por cosas que no debería hacerlo, es inútil, solo esperemos al futuro, que estes en ese futuro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s