Mi carta

Empezar siempre es lo mas difícil cuando se trata de escribir, sin embargo todo tiene un punto de partida. Ese parece ser el orden natural de las cosas. En los últimos tres meses no he escrito mas que una bitácora que siempre cargo conmigo a todas partes. Aunque ni siquiera me he esforzado por hacerlo de forma constante…Basura.

La sensibilidad me dice que busque un papel y un esfero que de inmediato me ponga a escribir como lo estoy haciendo ahora pero sintiendo el contacto con mi material, esa voz que de alguna manera quiere dominar las letras de una forma inexplicable dando rienda suelta a mis pensamientos.

Escribir para mi, eso es lo que casi siempre hago. Si te quiero dedicar esto, mujer, ten en cuenta lo imposible que es pensar la prosa y darle esteticismo, darle sentido y que una mente ajena a mi comprenda lo que yo quiero decir.

No se en verdad cual es el propósito de lo que viene a continuación, siento que simplemente ya todo te lo han dicho… Y eso me frustra de una manera impresionante, siento que no hay nada que sea capaz de hacer para que de alguna manera me veas como quisiera. Cada vez que me cuentas tus historias…siento que nunca lograre la ni la mitad de lo que otros… no me mal interpretes, no es ninguna competencia ni me comparo ante nadie. Solo que… Es como si nadie haya logrado descubrirte aun, descifrar tu enigma de forma correcta. Amores imposibles, historias ideales y platónicas, otras raras. Has visto mucho… Has sentido mucho.

10/01/2018

Sofia:

La tarde que te dije lo que sentía me fui caminando por las calles de Teusaquillo buscando respuestas, luego alguien me pregunto como me había ido, espontáneamente pensé “Por algo será filosofía, consigues mas preguntas que respuestas”. Incertidumbre.

La noche de ese día me subí al bus con dos opciones; darlo todo por finalizado -seguir simplemente con mi camino, a fin de cuentas se supone que el propósito de decirte todo fue quitarme un vaso de agua que había sostenido mucho tiempo y que ya pesaba como un océano- o creer en esa leyenda de “las piedras del río”, ser paciente, tranquilo, y continuar con mi vida mientras esperaba pasivamente un futuro incierto. Creo que la mayor inversión que podemos dar es el tiempo, efímero, invaluable e irremplazable. ¿Quería hacerlo en verdad?

Si -pensé casi que instantaneamente- no solo por esperar algo en un futuro, también porque de cualquier manera este se veía mucho mejor si estabas en el.

No recuerdo si alguna vez te lo dije, pero en el camino del laberinto que es conocerte me cruce con una historia de vida y una personalidad que en verdad admiro. Me impresiona tu fuerza de mujer, tu voluntad y resilencia. Si tuviera la mitad de tu alegría…

Algo que siempre me dolió mucho fue verte triste -las pocas veces que estuviste- por la razón que fuera. Porque tu alma para mi es un sinónimo de felicidad y resistencia, y si veía algo que rompiera eso, sentía que simplemente nada valía la pena. Por eso me prometí que nunca haría algo que te entristeciera. No se que tan bien he cumplido esa promesa.

Aunque siempre me exprese como soy nunca supe como actuar realmente a tus ojos. -Mi inseguridad es obvia- De alguna forma me impulsaste a creer en muchas cosas, a ver el mundo de una forma distinta. A saber que no hay nada malo con sentirse mal, pero que no me puedo quedar estancado en eso. Lo que mas se quedo grabado de ti, y creo que nunca olvidare, es eso de: “Hay días para estar triste así como hay días para estar feliz”. Me cuesta encontrar los segundos adecuados, las palabras correctas, me dejo llevar por tu sonrisa y cada vez que la veo en mi cabeza se mezclan mil canciones que te quisiera cantar o al menos dedicar, cientos de momentos que se me han pasado.

Pero… retornando a la idea inicial, no hay motivo para que me veas con otros ojos. Muchos creo que han hecho mucho mas y de alguna manera te han impactado o marcado mas, desde cientos de cartas escritas que invocan la memoria poética, hasta esas canciones que te susurran de alguien que: “contó las horas que no paso a tu lado”. Solo espero que en el imaginario de tus pasiones, alegrías tristezas y pensamientos yo este ahí para ti siempre. Este parece ser el preludio de la confirmación de esa idea en mi mente. Brillaras como el arte porque tienes el rostro de nuestro continente mujer. Creo que compartimos muchas cosas de forma inexplicable, tu lo has dicho. Aunque no hablo mucho de mi “historia” con nadie créeme que compartimos muchas cosas. Algún día, si se me da la oportunidad te prometo que te la contare.

Enfatizare en el hecho de que esta carta no tiene propósito alguno, y la guardare un buen tiempo, tal vez sea mi despedida, un simple mensaje, algo inesperado en algún regalo o una carta de la que te acuerdes cuando repentinamente la encuentres entre las paginas de un libro, o en una colección de muchas otras cartas…

El futuro siempre será incierto, siento que tu nombre se cruzara repentinamente en un libro, una canción o un viejo recuerdo. No hay nada mas eterno que nuestra memoria, lo único que vence la marcha inexorable del tiempo.

Te amo Sofi.

J.P

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s